sábado, 18 de octubre de 2014

Dime como es tu cama y te diré como eres

Hoy hablaré de la cama. Ese mueble que tanto deseamos en una casa. Al menos yo, fue lo primero que tuve en mi casa. Mi cama de 1,35 y una tv.

La cama es algo más que un colchón con una almohada en la que dormir, soñar o retozar.
Si bien es cierto que con tu pareja, lo que mas deseas es un abrazo bajo la colcha, un masaje, un beso bien tapados,  un arrebato de pasión... Dormir o acostarse con alguien del sexo opuesto, siempre es maravilloso, pero estrenar la cama con el amor de tu vida es algo que al menos yo no podría olvidar. En fin cosas de enamorados.

Pero ¿ y una persona soltera? O una persona que no conviva con su pareja?

He ahí el misterio.
No se si en todos los casos se da esta situación, pero leer en la cama o escribir tu diario, se convierte en algo más fácil de hacer en la cama. Una cama está llena de recuerdos.
Es como un rincón para ti, en el que bien podríamos poner "no molestar" es slgo intimo y personal, como una cueva.

La mia por ejemplo, tiene cerca fotos de mis mejores amigos, o de viajes. Y tiene ese aroma inconfundible a colonia de diario.
Bajo la almohada tiene un camisón viejo al que me agarro, y cerca tengo música, y una lámpara con luz tenue, para crear un ambiente relajado si no puedo dormir.

En una cama nos curamos un catarro, reímos, lloramos, saltamos, dormimos, nos abrazamos y con suerte echamos un buen polvo de vez en cuando.

Mi cama de soltera me llama. Tendré que compartirla hoy con mi mascota. Señal de que  es cómoda. 😀

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada